Crónicas de Aka Sekai (Historia)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crónicas de Aka Sekai (Historia)

Mensaje  Mari Kageshi el Sáb Abr 12, 2014 3:53 pm

Airon
Ellos vienen
 

Magia

Recuerdo cuando mi madre me leía cuentos fantasiosos, llenos de hadas y de cosas inexplicables por medio de lo razonable y lógico. Resumidamente, era cosa de magia. Sin embargo, años pasaron y soy un hombre que sólo se guía por eventos que pueden ser comprobados por la ciencia. Cualquier cosa sobrenatural es algo ajeno a mí.

Quizás por eso me había vuelto investigador. Me gusta el conocimiento y el mundo entero tiene tantos misterios sin resolver que ser el orgulloso portador a la respuesta de alguno era mi más anhelado sueño.

Es cierto, he despejado la incógnita a una de las muchas interrogantes de la humanidad, y sin embargo, no estoy orgulloso. Estoy aterrado.

Durante milenios, quizás desde que la humanidad existe ---es más, ¡pudo haber sido incluso desde antes!---, han estado habitando entre nosotros, han estado escondidos en la profundidad de la ignorancia terrenal, aguardando en la oscuridad y acechando en la nocturnidad.

13 de Abril, año 2014 en la gran ciudad de Airon.

No es en sí una ciudad, podría ser como... ¿una isla-país realmente pequeña? No tengo idea, a decir verdad, pero así es como se prefiere que se llame. Quizás habían estado ahí desde siempre, ocultándose, pero esperaron hasta que me diese cuenta para manifestarse tan descaradamente, o sólo hasta este momento había prestado atención a ello.

Los exterminadores siempre me habían parecido un grupo de locos, siempre pregonando que ellos eran nuestra salvación de la amenaza de los sobrenaturales, nunca tomados en cuenta por personas racionales. Ahora, puedo comprobar que tenían razón, los sobrenaturales existen. Sin embargo, no soy capaz de indentificar actualmente cuál es la naturaleza de cada especie, o incluso determinar si todos son malignos para el ser humano o, por el contrario, benéficos.

Estas notas estarían inconclusas si no me tomara la molestia de narrar cómo fue que descubrí todo esto. Esta mañana, alrededor de las 11:56 am me encontraba llegando a la ciudad, en donde iba a dedicarme a estudiar la fauna marina del lugar. Si Airon se caracteriza por una cosa es por ser un lugar donde la pesca es una actividad muy importante, y la gran variedad de especies lo han convertido en un sitio bastante rico en animales marinos. Las playas de Airon son tranquilas, de arena clara y con aguas cristalinas, conocidas mundialmente por la limpieza y belleza que poseen.

Antes de comenzar mis investigaciones, vi algo enterrado entre la arena. Se trataba de un libro muy pesado y aparentemente con siglos de antigüedad. Al abrirlo, estaba en un idioma extraño, pero pocos segundos después las letras comenzaron a modificarse, hasta quedar en un idioma legible para mí.

Era un libro de magia, el que las brujas usan.




16 de Abril, año 2014. En la Gran Ciudad de Airon.

El libro es extraño, y debo confesar que me asusta.

Cuando terminó de traducirse de aquel idioma tan extraño a uno comprensible para mí comencé a leerlo, intrigado de su contenido. Oscuros ritos que da asco imaginar, invocaciones a demonios cuyos nombres causa terror pronunciar y tenebrosas leyendas de bestias cuya dieta se compone de las almas ensombrecidas por el dolor humano.

Llegué a las páginas finales del libro, donde se abría un capítulo nuevo:

La Gran Guerra.

Lamentablemente, demasiado tarde, y la nocturnidad no presagia la tranquilidad de mis sueños. Decidí ir a la cama a enfrentarme a mis pesadillas, y el libro reposó toda la noche sobre mi escritorio.




17 de Abril, 2014. En la Gran Ciudad de Airon.

Justo cuando creí que  mi miedo a las cosas que revelaba el texto no podía ser mayor, ahora sé en dónde estoy metido, incluso sólo por saberlo. La Gran Guerra no era nada desconocido para mí antes. Está en la Biblia, está en muchas historias de ficción, está en todo aquello cuya veracidad puede cuestionarse por no creyentes como yo. Pero ahora ya no me siento tan escéptico como antes podía serlo.

"Ellos vienen.

Todo lo que conoces será destruido, será violentado, será corrupto por la maldad que yace en el gobernante de la noche. Ellos son 7, y uno de esos 7 será el tercero de la Anti Trinidad que se opondrá a la única, a la Santa Trinidad, conformada por Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Todo lo que eres, todo lo que fuiste y lo que nunca podrás ser será ensombrecido por la huella de la guerra, será destrozado cuando los ángeles levanten sus espadas contra las garras de los demonios.

Cuando el fuego y las estrellas muertas caigan del fimamento, cuando las bestias de la oscuridad agrieten la tierra y emerjan para reclamar sus territorios inertes, cuando el sonriente asesine su gesto y se sumerja en la inexpresividad será cuando todo termine, y cuando todo inicie.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo mucha sangre impura será derramada, la carne pecadora será atravesada por los metales benditos y las sombras de la creación serán cruelmente destruidas sin oportunidad de levantar sus armas. Así lo anuncian sus soldados, así lo dictan sus gobernantes, así lo quiere Dios.

La omnipotencia será burlada, será inútil poseerla, no será nunca más garantía de victoria. El sufrimiento del Padre será tal que dejará de ser el sonriente, dejará toda felicidad que alguna vez le haya habitado, para sólo poseer las lágrimas de los caídos en su nombre y su ira contra su imperfecta creación.

El sacrificio del Hijo se volverá en vano, la pesada cruz cargada de lamentos, de pecado, de maldad y sangre que será derramada por justos y pecadores por igual. Al final del todo comandará los ejércitos celestiales y vencerá y será vencido. La corona de espinas que yace en su cabeza seguirá cobrando sangre, seguirá representando el sacrificio en vano.

En contraparte al militarizado paraíso se encuentra el desastre, el caos de los infiernos, el cual será dirigido por sus 7 reyes y será llevado a su victoria o a su fracaso por su Trinidad. Éstos someterán a la tierra, aplastarán a los ángeles y su reinado de oscuridad llegará al paraíso, donde se reclamarán las almas y se interrumpirá su merecido descanso.

Lucifer, el Caído, será el culpable de la perdición, del caos y de toda consecuencia maligna que traiga la Gran Guerra. Él mirará, con sus ojos llenos de oscuridad, todo el fuego consumiendo toda la creación conquistada, y su castillo se levantará entre los escombros de la tierra, creado con los huesos de aquellos que alguna vez lo retaron.

Sólo espéralo, sólo espera cuando la guerra finalmente se desate, sólo espera a que todo termine.

Ellos vienen"

No sé cómo he logrado transcribir lo que decía, supongo que por la necesidad de mantener del todo informado a mi lector de qué es lo que sucedió, sucede o sucederá. He intentado advertir a la población de Airon, pero todos me han tomado por loco, incluso los propios sobrenaturales que disimulaban su condición.




24 de Febrero, 1925. En la Gran Ciudad de Airon.

Creyeron que estaba loco, y quizás tenían razón. Yo había perdido el juicio. ¿Sabes lo que significa enloquecer? ¿No? Supongo que no. ¡Pero hoy no estoy loco, pero hoy por fin lo he demostrado! He tenido que hacer muchas cosas, demasiadas cosas, todas tan horribles que de sólo releerlas en estas páginas ameritaron que las arrancara y las quemara, como intentando borrar mis acciones. ¡Pero eso dejó de tener la importancia que debería darle! ¡POR FIN LO HE CONSEGUIDO!

Finalmente me ven con respeto, sus ojos muestran asombro porque ya saben que es verdad. Lo he demostrado, el semi-humano, una de las muchas razas de sobrenaturales, fue acorralado hasta que lo obligué a transformarse en un pequeño y huidizo animal, como un gato. Trató de huir de la multitud de ojos que le veían, pero ya era tarde, ¡ya era bastante tarde! ¡Todos finalmente lo vieron, vieron que los sobrenaturales existen!




5 de Junio, 1925. Todo es un caos.

Quería que lo supieran, quería advertirles a todos sobre el inminente Juicio Final, pero aparentemente mi objetivo original fue desvirtuado. Quería que los sobrenaturales fueran conocidos, no cazados. ¡No debería de suceder nada de esto!

Los exterminadores han recibido el apoyo de los gobiernos de todo el mundo, la población está aterrorizada de la "amenaza" sobrenatural; incluso, religiones enteras han sido aplastadas por la fe rota de sus creyentes. Ya no estoy loco, ya no soy un mentiroso, ahora soy el asesino de una parte importante del mundo. Lo que es peor, he desatado lo que tanto temía.

Los demonios se han alzado contra los humanos.

El temor, el odio y la incertidumbre atacaron el corazón colectivo, la zozobra de las masas ha sido el platillo principal en el menú de estas criaturas infernales. Los exterminadores, aún con sus nuevos recursos, han sido vulnerados. Todo aquello que antes inspiraba orden, que inspiraba seguridad, ahora no es más que un montón de destrozos esparcidos en las cenizas de un revoltijo sin razón ni motivo.

Hay una nueva esperanza, la intervención divina. Ángeles y ángeles no han dejado de llegar, todos dispuestos a combatir la nueva amenaza infernal. Quizás estamos salvados, o quizás sólo veremos caer a aquellos seres que prometen protegernos. Sólo sé que no estaré para ver eso. No estaré para ver caer a los ángeles, o para ver la victoria sobre los demonios. No me interesa ver más muerte, no me interesa ver más destrucción. En este mundo teñido del rojo que presagia el apocalipsis. Prefiero que mi alma abandone este cuerpo y sea devorada por los demonios, o quizás salvada por los ángeles. Da realmente igual.

¡No hay motivo para tener miedo de los demonios!
¡No hay motivo para tener admiración de los ángeles!
¡Ni siquiera hay motivos suficientes para cargar con una existencia que ha roto el equilibrio del mundo!




El diario fue encontrado junto al cadáver del hombre que rompió el equilibrio del mundo, junto con un libro. Al recogerlo y abrirlo, tal como describió, las letras formaban un idioma antiguo e indescifrable, pero después de unos momentos termina auto-traduciéndose. Miras cómo muchas páginas quedaron en blanco, como información inútil que no vale la pena que sepas, pero hay un único capítulo escrito:

Se dice que no hubo razón alguna para iniciar con tanto odio entre los demonios y los ángeles. Nadie lo sabe, ni siquiera Dios es capaz de explicárselo. Quizá sólo Lucifer lo sabe. Lo único que sabemos todos es que la enemistad del cielo y del infierno es tan grande que va a exterminarnos a todos. Los demonios son tramposos, han usado el desastre que ha causado el hombre que ha encontrado este libro como la oportunidad perfecta. Los corazones llenos del miedo de que estallara una guerra entre humanos y sobrenaturales, son el mejor alimento para sus fuerzas, y se han valido de ello para tomar ventaja del cielo. Obviamente, ellos no iban a quedarse de brazos cruzados, y ahí comenzó esta guerra. Al final del todo, no ha quedado más que odio entre todas las razas existentes. Definitivamente no era lo que el Creador quería, ¿o sí?

Ya nadie puede saber nada, sólo puede saber cuándo la destrucción del todo se ha vuelto inevitable. El lugar donde existe mayor choque entre estos bandos, el cielo y el infierno, definitivamente, es La Gran Ciudad de Airon. ¿Cuánto tiempo podrás sobrevivir en esta, la Ciudad de los Sobrenaturales?

Tablilla creada por Scheherezade


Última edición por Mari Kageshi el Dom Mayo 18, 2014 5:49 pm, editado 3 veces
avatar
Mari Kageshi
Admin

Mensajes : 377
Fecha de inscripción : 20/10/2012
Edad : 18
Localización : En mi mundo lleno de azúcar

Ver perfil de usuario http://akasekai.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.